Pedro Pablo Pichardo primero en la actual temporada

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

El cubano Pedro Pablo Pichardo, subcampeón mundial de triple salto, asombró en su regreso a las pistas tras más de un año de ausencia, al lograr este viernes 17,94 metros, para colocarse sexto en el ranking mundial de todos los tiempos.

El cubano Pedro Pablo Pichardo, subcampeón mundial de triple salto, asombró en su regreso a las pistas tras más de un año de ausencia, al lograr este viernes 17,94 metros, para colocarse sexto en el ranking mundial de todos los tiempos y primero en la actual temporada.

La marca también mejora en nueve centímetros el récord nacional cubano (17,85), que pertenecía desde 1997 al mejor triplista cubano de la historia, el campeón mundial y bronce olímpico, Yoelbi Quesada, uno de los primeros en felicitar a Pichardo este viernes.

Pichardo, de 21 años, no creyó en su larga ausencia ni en las deterioradas  condiciones de la pista del Estadio Panamericano del este de La Habana, y regaló una actuación de ensueño a los presentes en la instalación, en el primer control del atletismo cubano de cara a los Panamericanos de Toronto-2015.

Inició con un salto de 17,34 m, luego en el segundo intento mejoró con 17,52 y en el tercero puso el pie en el acelerador para estampar el mejor registro de su vida y uno de los mejores de la historia.

“Sabía que estaba bien, esperaba más de 17,50, pero no un salto tan grande, teniendo en cuenta que llevaba un año sin saltar y me faltaba un poco de ritmo”, dijo Pichardo a Radio Habana Cuba mientras era abrazado por sus padres, Rosa Iris Peralta y Jorge Andrés Pichardo, y sus compañeros del equipo nacional.

Agregó que después de estabilizarse sobre los 17,30 salió a buscar un gran salto, para demostrar que “sigo siendo el mismo y sobre todo que fueron injustos conmigo con la sanción”.

Pichardo no competía desde la pasada Copa Cuba en marzo de 2014, cuando se impuso con 17,71 m al timón de su padre, por lo que fue sancionado al dejar sin autorización al entrenador de la selección nacional, Ricardo Ponce.

 “Ahora voy en busca de la barrera de los 18 metros y el oro mundial”, dijo Pichardo, que viaja este sábado al exterior para debutar internacionalmente en la primera parada de la Liga de Diamante, el 15 de mayo en Doha, Qatar.

“Durante el salto me sentí esplendido en la carrera de impulso, en los apoyos y en los vuelos. Sobre todo el brinco (primer salto) fue fenomenal, esa es mi arma principal, mi brinco es el mejor del mundo y hoy debe haber sido superior a los 7 metros”, subrayó.

Su nuevo entrenador, el ex triplista y actual jefe técnico de la Federación Cubana, Daniel Osorio, daba saltos de alegría y se resistía a creer en el resultado, tanto es así que ordenó la medición del salto varias veces y con diferentes cintas métricas.

“Es algo sorprendente lograr un resultado así luego de tanto tiempo sin competir, pero Pichardo es un atleta fenomenal”, dijo Osorio visiblemente emocionado.

Explicó que el éxito del salto radicó en la “gran entrada” que logró Pichardo, “sin aguantarse en la carrera de impulso”, aunque advirtió que”hay que seguir puliendo el ritmo carrera-salto”.

Aclaró que su alumno debe llegar “con unas 8 o 9 competencias al Mundial de Pekín”, en el que aspira al oro.

“Desde que los vi entrenando le dije a Osorio que si estaba saltando así en el calentamiento iba a llegar bien lejos en la competencia”, comentó el mejor triplista  cubano de la historia y ahora ex recordista nacional, Yoelbi Quesada.

Segundo en la prueba de este sábado fue el portento Lázaro Martínez, quien se vio lento en la pista y no pasó de 16,73 m.

No obstante, otras figuras del área de lanzamientos también brillaron. La discóbola Denia Caballero logró el mejor registro de su vida (67,87 m) y el martillista Roberto Janet llegó hasta 77,14 m, logrando la marca mínima para el Mundial de Pekín.

Por su parte, el subcampeón mundial de salto con pértiga, Lázaro Borges, comenzó la temporada con un brinco aceptable de 5,20 metros.

Fuente: RHC

Escribir un comentario