Unos 20 mil cubanos mueren cada año por dolencias cardiovasculares

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)
dia_corazon

Cada 12 meses mueren por dolencias cardiovasculares un promedio de 20 mil habitantes en Cuba, por lo cual los expertos insisten en la importancia de aplicar medidas para prevenirlas.

Cada 12 meses mueren por dolencias cardiovasculares un promedio de 20 mil habitantes en Cuba, por lo cual los expertos insisten en la importancia de aplicar medidas para prevenirlas.

Más de 17 millones de personas fallecen anualmente en todo el mundo a consecuencia de las enfermedades cardiovasculares, y si las tendencias actuales continúan para 2030 morirán 23 millones.

El 80 por ciento de esas muertes ocurren en países de mediano y bajo ingreso, dijo a Prensa Latina en esta capital el doctor Eduardo Rivas-Estany, director del Centro de Rehabilitación Cardíaca del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de Cuba, a propósito de celebrarse  el Día Mundial del Corazón.

Las enfermedades cardiovasculares (cerebro vasculares y del corazón) y su mortalidad en el mundo han tenido una tendencia al incremento, afirmó el profesor Rivas-Estany.

En Cuba en el último decenio hay un incremento aunque en menor proporción en comparación con periodos anteriores, debido entre otras cosas a las medidas de prevención, sobre todo en el nivel primario de salud y la comunidad, agregó Rivas-Estany.

El control de los factores de riesgo cardiovascular propicia que la mortalidad sea cada año menor, así como que otros padecimientos crónicos como las enfermedades tumorales sobrepasen desde el año 2012 a las del corazón, explicó el profesor.

Las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud Pública del país caribeño establecen que 294,5 personas por cada 100 mil habitantes fallecieron en 2014 por enfermedades cardiovasculares. Es decir, que  cada 12 meses mueren por dolencias cardiovasculares un promedio de 20 mil habitantes, por lo cual los expertos insisten en la importancia de aplicar medidas para prevenirlas, comentó a la AIN  Rivas Estany.

Apuntó el doctor Rivas-Estany que entre los factores de riesgo más importantes están el hábito de fumar, la inactividad física, la hipertensión arterial no controlada, Diabetes Mellitus y las cifras elevadas de lípidos sanguíneos (colesterol y triglicéridos)

Cuba no escapa a esa realidad y cada 12 meses mueren por dolencias cardiovasculares un promedio de 20 mil habitantes, por lo cual los expertos insisten en la importancia de aplicar medidas para prevenirlas, comentó a la AIN Rivas Estany.

La aterosclerosis, las enfermedades coronarias, la cardiopatía isquémica y el infarto cardíaco se presentan cada vez en etapas más tempranas de la vida, en momentos cuando el individuo está en plenitud de su desarrollo laboral, lo cual tiene una marcada repercusión negativa desde el punto de vista social y gran costo sobre la economía, explicó.

En tal sentido insistió en la necesidad de practicar hábitos saludables de alimentación, no fumar, crear espacios libres de humo, hacer entrenamiento físico 150 minutos a la semana como promedio y también se pueden incluir los aeróbicos, el control de la presión arterial en el caso de los hipertensos y el de los lípidos en sangre.

Todos debemos hacer ejercicios físicos no menos de tres veces a la semana, caminar, trotar, bailar, nadar y montar bicicleta para que suba la frecuencia cardíaca, recalcó el profesor Rivas Estany, también director del Centro de Rehabilitación del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular.

Anualmente el 80 por ciento de los fallecidos por dolencias cardiovasculares se presentan en los países de mediano y bajos ingresos.

 Aunque la Isla tiene un esquema de salud del primer mundo, no escapa a esta realidad, por lo cual el Día Mundial del Corazón, que se celebra cada 29 de septiembre, llama a reforzar las medidas de prevención y extenderlas durante toda la existencia.

Ello no es sólo un problema de salud pública, sino también deben estar involucrados los Ministerios del Comercio Interior, de la Industria Alimentaria y la Pesca, de Educación, el de la Agricultura, el INDER, las organizaciones y la comunidad, recalcó el profesor.

Gracias al Programa Nacional de Rehabilitación, iniciado en 1989, extendido a toda Cuba hasta la Atención Primaria de Salud, los pacientes después del infarto cardiaco, que han recibido trasplante, cirugía cardiovascular, revascularización o con angina de pecho, la realización de esta práctica les permite vivir más años, con mejor calidad de vida y salud sexual, acotó.

También se incorporan más temprano al trabajo y tienen menos ausencias, aseveró el eminente catedrático.

A estos programas de prevención pueden incorporarse, además, aquellos con factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes, colesterol elevado y obesidad, para evitar el desarrollo de padecimientos cardiovasculares.

Auspiciado por la Federación Mundial del Corazón, la fecha se celebra desde el 2000, con el apoyo de 120 naciones, y posee el fin de crear mayor conciencia en la prevención de males como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, puntualizó el catedrático.

Cuba fue una de las primeras naciones incorporadas a la celebración de esta significativa efemérides, a partir de la alta mortalidad de las enfermedades cardiovasculares a nivel global y también de la prevalencia y la incidencia.

“Elegir un corazón sano para todos en todas partes”, es el lema para la ocasión en este 2015, una oportunidad para que todos los habitantes del orbe participen en la mayor intervención contra las enfermedades cardiovasculares y se animen a reducir el riesgo promoviendo un planeta saludable

Fuente: CubaSí

Escribir un comentario