Héroes de la Pandemia, otro premio que otorgan a nuestros ejemplares médicos

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

medicos covid 19_cubaLlena el alma de sano orgullo cada prueba de agradecimiento que da el mundo a los hijos de esta Isla que, ataviados de batas blancas, han puesto sus saberes y su profundo humanismo al servicio de la vida.

 

Por eso, emociona la noticia de saberlos merecedores del premio Héroes de la Pandemia, entregado a la brigada médica cubana que, desde el pasado junio, hace frente a tan terrible enfermedad en las Islas Turcas y Caicos.

Héroes, sí, no puede haber mejor calificativo para quienes, en ese territorio británico de ultramar, han arrancado de la muerte a 83 seres humanos y han atendido a más de 10 600 pacientes. Avalan también su honrosa labor, 101 cirugías, y una cifra de procederes de enfermería que sobrepasa los 27 000.

Veinte de nuestros médicos y enfermeras, valiosos representantes del Contingente Henry Reeve, han cumplido desde allí con el más sagrado de los deberes que dicta su profesión: servir a la humanidad, aun cuando eso implique poner en riesgo la vida propia.

El personal cubano de Salud ha tocado tierra extranjera en 55 brigadas desde que el nuevo coronavirus se develó como una poderosa amenaza, capaz de poner en vilo al planeta. De cada uno de ellos, pudiéramos obtener los más sentidos testimonios de entrega y ética profesional, que han reconocido todos aquellos privilegiados por su sensible hacer, desmontando así las calumniosas campañas de descrédito, que han tratado de empañar la esencia de su andar por disímiles regiones del mundo.

El premio de Islas Turcas y Caicos se suma a una ya insuperable historia de heroísmo escrita durante este periodo pandémico, páginas que, por su excepcionalidad, quedarán para siempre plasmadas en el sentir de la humanidad.

Y será así porque solo el que ha recibido su abrazo solidario, en medio de tanta incertidumbre y desesperación, puede aquilatar el valor de tan noble gesto, forjado en el seno de un archipiélago que jamás ha dado la espalda al sufrimiento ajeno.

No existe duda alguna, ese contingente de almas tan blancas como la vestimenta que porta, es ya, y será siempre, poderoso haz de luz de este faro inextinguible de valores y principios que es la Revolución Cubana.

Tags:

Escribir un comentario