El canciller ruso, Serguéi Lavrov, denunció hoy, en conversación con el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, el efecto perjudicial de las municiones de uranio empobrecido que recibe Ucrania.

Según el comunicado emitido este jueves por la representación de la Federación de Rusia en las Naciones Unidas, Lavrov y Grossi sostuvieron un encuentro en Nueva York, al margen del 78 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU.

«Durante la conversación intercambiaron opiniones sobre las principales áreas de actividad del OIEA. También discutieron en detalle las cuestiones de seguridad de la central nuclear de Zaporozhie.

La parte rusa confirmó su intención de seguir cooperando con el organismo para contrarrestar las amenazas al funcionamiento de la central nuclear de Zaporozhie planteadas por el gobierno de Ucrania y garantizar su operación normal.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE