Cuba insta detener la escalada en PalestinaEl miembro del Buró Político y ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, ofreció este jueves una conferencia de prensa sobre la situación en la Franja de Gaza.

Frente a medios de prensa cubanos y extranjeros, Parrilla Rodríguez denunció que EE. UU. ha sido históricamente cómplice de la impunidad de Israel, al obstruir de manera reiterada la acción del Consejo de Seguridad respecto a Palestina, socavando la paz y estabilidad en el Medio Oriente.

Cuba llama a los diferentes mecanismos de concertación política e integración internacionales a desempeñar papel activo para que se detenga escalada de violencia, señaló, y también repitió que apoyará y contribuirá los esfuerzos internacionales legítimos para poner fin a actual situación.

En días pasados, cuando inició el conflicto armado, la Cancillería emitió un comunicado en el que la República de Cuba expresa grave preocupación por la escalada de violencia entre Israel y Palestina, que es consecuencia de 75 años de permanente violación de los derechos inalienables del pueblo palestino y de la política agresiva y expansionista de Israel.

El Gobierno de la Isla demandó una solución amplia, justa y duradera al conflicto israelí-palestino, sobre la base de la creación de dos Estados, que permita al pueblo palestino ejercer su derecho a la libre determinación y a disponer de un Estado independiente y soberano dentro de las fronteras anteriores a 1967, con Jerusalén Oriental como su capital.

También Cuba llamó a la paz y a la búsqueda de una solución por la vía de la negociación que evite una mayor escalada de un conflicto que ya ha costado la vida de decenas de miles de personas.

Esta semana, en el seno de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Cuba, en nombre del Grupo de los 77 y China, el cuerpo diplomático cubano reiteró su firme e inequívoco apoyo a los esfuerzos y aspiraciones de desarrollo económico del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado.

En un debate sobre la soberanía de Palestina, el Grupo destacó su preocupación que ha transcurrido medio término desde la adopción de la Agenda para el 2030, donde los pueblos palestino y sirio ocupados todavía están muy relegados en su implementación y no serán capaces de alcanzar el desarrollo sostenible, mientras no tengan soberanía sobre sus recursos naturales.

Asimismo, el Grupo llamó a todos los Estados y organizaciones internacional a continuar aplicando activamente políticas que garanticen el respeto a sus obligaciones bajo el Derecho Internacional con relación a todas las prácticas y medidas ilegales israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, en particular, la expansión de asentamientos y la explotación de los recursos naturales.

También, reafirmó el derecho inalienable del pueblo palestino y de la población del Golán sirio ocupado sobre sus recursos naturales, incluidos la tierra y los recursos hidráulicos y energéticos, y exige a Israel, la Potencia ocupante, que deje de explotar, causar daño, destruir, agotar o poner en peligro los recursos naturales del territorio.

Por otra parte, Cuba como presidente del G 77 y China, reiteró su llamado a la comunidad internacional para que asuma sus responsabilidades de brindar protección al pueblo palestino, de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas.

Mientras, en adición al discurso pronunciado por la Isla en nombre del G77 y China, el viceministro primero de Relaciones Exteriores de Cuba, Gerardo Peñalver, expresó nuevamente nuestra solidaridad con el pueblo palestino y manifestó su profunda preocupación ante la actual escalada de violencia.

Advirtió que la violencia solo conducirá a un aumento de las tensiones y empeorará el sufrimiento de la población civil. Afirmó que la situación actual debe detenerse, ya que si continúa, la comunidad internacional será testigo pasivo del sufrimiento del pueblo palestino.

Por último, condenó enérgicamente la destrucción de viviendas, hospitales e infraestructura civil, así como la privación de servicios esenciales, como el acceso al agua, la electricidad y el combustible: «Estas acciones representan graves violaciones del Derecho Internacional Humanitario y deben cesar de inmediato».

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE