El Jefe de Gobierno participó en la inauguración del área de alojamiento del campismo Playa Los Bajos. Foto: Jose M. Correa
El Jefe de Gobierno participó en la inauguración del área de alojamiento del campismo Playa Los Bajos. Foto: Jose M. Correa

De cuánto puede lograr un municipio si trabaja con recursos endógenos, con conciencia, voluntad y compromiso con el pueblo, supo este jueves el miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, al recorrer objetivos económicos y sociales del territorio holguinero de Gibara, cumpliendo el acuerdo que regula el vínculo de los diputados con los electores del territorio donde resultaron elegidos, aprobado recientemente por la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El primer punto de encuentro fue el tejar Santa María, uno de los cinco pertenecientes a la Empresa Provincial Constructora de la Ciudad de los Parques (Domus), y cuyas producciones se destinan al Programa de la Vivienda, en lo fundamental, a los subsidios para familias vulnerables, y a las obras sociales del territorio.

Según detalló Ortelio Leyva Rubio, director de la Empresa Constructora de Holguín, «hasta hace dos meses teníamos una capacidad de corte de 3 000 ladrillos, y aumentó a 4 500. También crecimos en un horno con capacidad de 7 000 ladrillos y 4 000 losas.

Además, diversificamos la producción y hoy desarrollamos losas de barro de 25×25 que le dan solución, sobre todo, a las viviendas con piso de tierra».

Durante el recorrido por la unidad, Marrero Cruz se interesó por las condiciones de trabajo de los obreros y las posibilidades de humanizar su labor, así como por los ingresos mensuales. Además, indagó por la disponibilidad de la materia prima que emplean, orientó siempre analizar gastos y costos, y destacó la importancia de la autonomía del tejar en beneficio del municipio.

El Jefe de Gobierno, quien ha defendido constantemente –ante las limitaciones de recursos que enfrenta el país–, apostar por la producción local de materiales de la construcción, señaló que, con esta alternativa, se pretende abaratar el costo de las viviendas. E insistió en que las producciones que «aquí logremos tengan un carácter social».

Para comprobar en el terreno la utilización y la calidad de los recursos, el Primer Ministro llegó hasta la vivienda de Yilena Pupo y sus familiares, en el barrio El Tamarindo, la cual fue construida por Domus, con la utilización de madera y piso de losas de barro fabricadas en el propio tejar. Allí dijo que esta es una solución alternativa ante la escasez de cemento, y disminuye el costo del inmueble.

En sus últimos encuentros gubernamentales para chequear el programa de la vivienda, Marrero Cruz ha insistido en trazar una política de recuperación y de ampliación de todos los tejares del país, pues con esto se resuelven las paredes, los pisos, los techos de muchas viviendas, como una vía autóctona en los territorios.

Al intercambiar con el grupo comunitario de la circunscripción No. 12, el Primer Ministro indagó por el acceso a los servicios básicos, las fuentes de empleo, la atención a personas vulnerables y el autoabastecimiento con producciones locales. Reiteró que, en las zonas rurales, las bodegas deben convertirse en centros multiservicios.

RECUPERAR TODAS LAS TIERRAS

Acompañado por Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Comité Provincial del Partido en Holguín; de Manuel Hernández Aguilera, gobernador de la provincia, y Sonia Adelaida Chacón Fernández, también diputada al Parlamento por Gibara, el Primer Ministro visitó el polo productivo Beola, con una extensión de 2 100 hectáreas y 80 trabajadores directos a la producción.

La recuperación de este enclave, a partir del desmonte de áreas cubiertas de marabú y la instalación de máquinas de riego, contribuirá al incremento de la oferta de viandas, frutas y hortalizas en los mercados del territorio. Como se explicó en el recorrido, se trata de un sitio con muchas perspectivas, pues posee una de las tierras más fértiles de la provincia.

Este es un polo integral, explicó el ingeniero Edgar Garcés Pupo, delegado de la Agricultura en la Ciudad de los Parques, quien añadió que está gestionado por una unidad empresarial de base, pero, además, intervienen formas productivas, usufructuarios y otras fuerzas de trabajo, incluso, con casas de cultivo para la exportación, que ya han comercializado dos toneladas de ají picante.

Por su importancia, expresó Marrero Cruz, este polo productivo es uno de los que tenemos que preservar aun en condiciones difíciles.

Agregó que producir alimentos depende de nosotros y que las condiciones tenemos que crearlas nosotros. «Aquí está lo que en su tiempo fue un buen ejemplo, este fue un polo productivo de referencia nacional», reiteró.

Apuntó que, en un momento como el que vivimos ahora, tan complejo, la prioridad es recuperar todas estas tierras. «Ya tenemos agua, poco a poco vamos poniendo las máquinas de riesgo y hay que producir alimentos», comentó el Jefe de Gobierno, quien aludió al alcance de la Ley de Soberanía Alimentaria y de Seguridad Alimentaria y Nutricional.

«Eso nos obliga realmente a dar la prioridad que lleva el campo, y tiene que estar relacionado con mejorar la situación de los productores, de los servicios y las condiciones de vida», refirió. Además, reconoció la importante decisión del General de Ejército Raúl Castro Ruz sobre el vínculo del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT) en labores como la agricultura.

Marrero Cruz subrayó que en situaciones como las actuales se ha expandido la participación del ejt a producir alimentos, junto con los diferentes productores, formas productivas… Ello es algo, se conoció en el intercambio, que se pondrá muy en práctica en el polo productivo holguinero.

Antes de finalizar, el Jefe de Gobierno participó en la inauguración del área de alojamiento del campismo Playa Los Bajos.

Esta instalación, con capacidad para más de 200 clientes, forma parte de un proyecto impulsado por el General de Ejército para el desarrollo del turismo en el litoral norte de Holguín.

Ederlines Thompson Rodríguez, director del campismo, explicó que la entidad combina 26 cabañas biplantas y 40 casas de campaña.

Las primeras cuentan con mayor confort, mientras las casas de campaña son un servicio más barato, sobre todo para la juventud.

Tras conversar con los huéspedes y recorrer la base de campismo, Marrero Cruz elogió la calidad de las obras ejecutadas, e insistió en continuar ampliando las ofertas para el disfrute del pueblo. Asimismo, llamó a mejorar el entorno de acceso a la instalación, a fin de fortalecer el destino, así como también el empleo de la transportación marítima, como vía complementaria a la terrestre.

Tejar donde se producen ladrillos y lozas de piso para la vivienda Foto: Jose M. Correa
Tejar donde se producen ladrillos y lozas de piso para la vivienda Foto: Jose M. Correa
Base de Campismo Los Bajos Foto: José M. Correa
Base de Campismo Los Bajos Foto: José M. Correa
Polo productivo Beola, municipio Rafael Freire Foto: Jose M. Correa
Polo productivo Beola, municipio Rafael Freire Foto: Jose M. Correa
Vivienda beneficiada con las producciones del tejar Foto: Jose M. Correa
Vivienda beneficiada con las producciones del tejar Foto: Jose M. Correa

Por Granma

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE