Durante seis meses de manera exclusiva, Nadieska Machandín Divot amamantó a Alain Daniel y lo ve crecer sano, lo cual valida que la leche materna es el alimento idóneo para los niños en esta etapa de la vida desde el punto de vista nutricional e inmunológico.

Ella también asumió de manera voluntaria y desinteresada otro reto, el de convertirse en madre donante de la también llamada “sangre blanca”.

“Me di cuenta que podía contribuir a salvar otras vidas, fue la enfermera de mi consultorio la que me habló de esto y doné leche de mis pechos durante siete meses, con eso no afecté la alimentación de mi bebé, ya tiene un año y todavía puedo mantener esa práctica. Me siento satisfecha porque ayudo a los demás y es un acto muy solidario”.

Ella forma parte de las más de cinco mil guantanameras que desde el año 2011 hasta la actualidad donaron ese alimento natural al Banco Provincial de Leche Humana, con lo cual beneficiaron a casi tres mil niños prematuros, con bajo peso o afecciones que requirieron intervenciones quirúrgicas o simplemente aquellos que no pudieron ser amamantados por sus progenitoras.

Este siete de agosto finaliza la Semana Mundial de Lactancia Materna, jornadas que en esta oriental provincia convocó a especialistas, gestantes y madres en los diferentes municipios con la finalidad de estimular el interés por esta práctica saludable y revitalizar la iniciativa de declaración de hospitales y consultorios “Amigos del Niño y de la Madre”.

La licenciada en enfermería Aglays Cobas Rodríguez es la responsable del Banco de Leche Comunitaria en el policlínico Emilio Daudinot, ubicado en la zona norte de la capital guantanamera: “Desde aquí se traslada el alimento proveniente de otras áreas de salud hasta el Banco Provincial, independientemente de las actividades de la semana pienso que es una labor constante que se debe realizar en la comunidad a través de charlas, visitas, sin cansarnos de resaltar la importancia de la donación de leche y la propia lactancia por su beneficio para el niño pero también para la madre pues reduce el riesgo de cáncer mamario y ovárico además de prevenir la osteoporosis tardía”.

Estas madres acudieron a uno de los encuentros que tuvieron lugar en Guantánamo durante estos siete días en que el mundo promovió extender esa red de amor más allá de las relaciones familiares. En estas madres con sus niños es evidente el vínculo afectivo que se establece y muchas están convencidas de que sus senos son como depósitos de reserva bendecidos por la naturaleza.

Cuba con su estrategia bien definida se suma cada año a la celebración que este año se desarrolla con el lema “Construyendo alianzas para proteger la lactancia materna: por el bien común, sin conflictos de intereses”, una nación que enfatiza en generalizar aún más la práctica de la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida, uno de los pilares que contribuye a la reducción de la mortalidad infantil.

 

Escríbanos aquí sus Comentarios

Recomendamos SERIEDAD en sus planteamientos

0
términos y condiciones.
  • Este artículo no tiene Comentarios