Las protestas en universidades de Estados Unidos permanecen hoy sin mostrar signos de desaceleración, lo que comenzó por una acción localizada se extiende a un reclamo masivo contra la guerra en Gaza en esos centros del país.

Algunos observadores opinan que las protestas en universidades no son nuevas en la historia de Estados Unidos, pero sí han generado cambios, han generado presión en determinados momentos.

Una de las situaciones más tensas en esta escalada se vivió la víspera en la Universidad de Austin cuando la policía usó gas pimienta y granadas aturdidoras para disolver una manifestación propalestina y hubo docenas de detenidos, de acuerdo con el diario local Texas Tribune.

Los arrestos marcaron la segunda vez en menos de una semana que la Policía disolvió una manifestación propalestina. En esta oportunidad intentaron montar un campamento en el campus, indicó el reporte.

Al menos 40 personas fueron arrestadas y varias más recibieron atención médica debido al calor sofocante.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, aplaudió la reanudación de los arrestos en su cuenta en X, donde publicó un vídeo de agentes con protectores faciales dentro del campus y el mensaje: «No se permitirán campamentos».

Por su parte, los estudiantes que desafiaron la orden de abandonar la protesta propalestina en la Universidad de Columbia, en Nueva York, comenzaron a ser suspendidos. Tenían de plazo hasta la tarde de este lunes para dar por terminadas sus acciones.

Tras las protestas en otras universidades como Yale, la Universidad de Indiana en Bloomington, la Universidad Estatal de Arizona y la Universidad de Washington en San Luis, el número de arrestos a nivel nacional ronda los mil desde el pasado 18 de abril.

En pleno año electoral, Gaza puede ser un tema que le cause dolores de cabeza al presidente Joe Biden en su camino a la reelección.

Perseguido con protestas propalestinas en cualquier lugar, el fin de semana un grupo de manifestantes se congregó en esta capital frente al hotel donde se llevaba a cabo la tradicional cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca.

Los participantes recordaron a Biden los más de 140 periodistas que perdieron la vida en la Franja de Gaza a causa de ataques de Israel desde el 7 de octubre y exclamaban “!Qué vergüenza!” al tiempo que miembros del gremio elegantemente vestidos entraban al hotel Washington Hilton.

La cofundadora de la organización pacifista CodePink, Medea Benjamin, fue expulsada de forma violenta del hotel cuando sostenía un cartel que decía “100 miembros de la prensa han muerto en Gaza”, reseñó Democracy Now.

Durante la cena de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, Biden no mencionó ni por un instante a Gaza.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE