Guerra en Gaza provoca grandes emisiones de gases contaminantes

La agresión israelí contra la Franja de Gaza también provoca elevadas emisiones de gases contaminantes y solo durante los primeros 120 días del conflicto, los niveles de esas sustancias tóxicas concentrados hasta hoy superaron las de 26 países individuales.

Desde el inicio del conflicto el 7 de octubre de 2023, han muerto más de 35 mil palestinos y mil 139 israelíes, y más de 100 israelíes y extranjeros siguen siendo rehenes de Hamás.

A ello se añade el importante impacto ambiental de este conflicto armado el cual ya causó emisiones totales derivadas de las actividades de guerra directa entre 420 mil 265 y 652 mil 552 toneladas de dióxido de carbono equivalente (tCO2e).

Así lo confirmó un nuevo estudio realizado por expertos británicos y estadounidenses que indica que esa cifra aumenta drásticamente si se consideran las actividades de construcción anteriores y posteriores a la guerra, alcanzando entre 47 millones 669 mil 97 y 61 millones 443 mil 739 tCO2e.

“El impacto ambiental del conflicto es significativo y merece atención. Las operaciones militares, según un estudio anterior, son responsables de alrededor del 5,5 por ciento de las emisiones globales de carbono”, aseveró uno de los autores de la indagación, Benjamin Neimark, profesor titular de la Universidad Queen Mary de Londres.

Dijo, además, que el estudio destaca la necesidad de informar exhaustivamente sobre las emisiones militares a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y de una mayor conciencia del impacto climático de los conflictos.

Por su parte, el coautor, Patrick Bigger, director de investigación del Climate and Community Project, con sede en los Estados Unidos, aseveró que las emisiones de carbono asociadas con la invasión israelí de Gaza no son la razón más importante por la que la comunidad mundial debería presionar para un alto el fuego.

Sin embargo, “esta pesquisa demuestra algunos de los impactos sociales y ambientales a largo plazo de la guerra, y sirve como recordatorio de que el conflicto armado nos acerca al precipicio del calentamiento catastrófico».

La investigación estimó las emisiones de carbono del conflicto entre Israel y Gaza a lo largo de tres períodos distintos: las actividades de construcción preparatorias antes del conflicto, las emisiones de los primeros 120 días de guerra activa (octubre de 2023 a febrero de 2024) y las emisiones proyectadas de los futuros esfuerzos de reconstrucción.

De acuerdo con este hallazgo, la contaminación derivada de la construcción y fortificación de la infraestructura de guerra por parte de Israel y Hamás, como la red de túneles y el «muro de hierro» protector de Israel, supera las de más de 36 países individuales.

Por otro lado, estima que las emisiones asociadas con la reconstrucción de Gaza sean mayores que las de más de 135 países en un año. La estimación superior de las emisiones de las actividades anteriores, durante la guerra y después de la guerra es comparable a la quema de 31 mil kilotoneladas de carbón, suficiente para alimentar unas 15,8 centrales eléctricas de carbón durante un año, concluye la indagación.

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE